Desde El Fuerte Sinaloa, abril 22, 2024

Acrilamida, sustancia cancerígena en alimentos tostados:

Acrilamida, sustancia cancerígena en alimentos tostados:

La acrilamida se produce al cocinar alimentos a muy altas temperaturas que genera partes carbonizadas; su consumo se relaciona con cáncer e hipertensión.-

RENÉ VEGA: Periodismo Disruptivo. San Blas, El Fuerte, Sinaloa. A 03 de mayo de 2022.-Consumir alimentos tostados y al carbón es delicioso para muchos, ya que la textura crujiente se disfruta mucho, no obstante, la Revista del Consumidor advierte que es mejor evitarlos, ya que contienen un ingrediente cancerígeno: la acrilamida.

El Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos señala que la acrilamida es una sustancia química que se usa principalmente para hacer compuestos químicos, pero también se encuentra en algunos alimentos.

Puede producirse cuando determinados alimentos se calientan a altas temperaturas y llegan a tostarse. A continuación, te decimos los riesgos que implica su consumo y cómo evitarlo.

La Revista del Consumidor advierte que el abuso en el consumo de alimentos tostados y al carbón, como pan tostado o carne asada, puede traer problemas a la salud.

Estos alimentos pueden favorecer el incremento de la presión arterial e incluso, aumentar el riesgo de padecer cáncer.

¿Por qué? La razón es que, al preparar estos alimentos en altas temperaturas, se genera una sustancia llamada acrilamida que está relacionada con tumores malignos.

Destacan que las investigaciones sobre el efecto de la acrilamida en las personas no son concluyentes, pues la organización británica Cancer Research indica que no hay pruebas de la relación entre cáncer y acrilamida en humanos.

 

 

Sin embargo, científicos de la FSA y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten que la acrilamida sí es un potencial cancerígeno que podría afectarnos, por lo que recomiendan reducir su consumo.

La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA por sus siglas en inglés) advierte que en el proceso de tostado o fritura de alimentos excesivo se genera acrilamida, una sustancia química formada por la reacción entre aminoácidos y azúcares que se ha visto en varios estudios, causa tumores en animales.

Cuanto más negro el color, más acrilamida

Para evitar la exposición a acrilamida se recomienda no tostar demasiado los alimentos, pues cuanto más negro sea su color, más cantidad de la sustancia posiblemente cancerígena contienen.

 

Esto aplica especialmente al hacer pan tostado o carne al carbón, pero también al freír, asar o tostar papas y vegetales de raíz, las cuales nunca deberían de pasar de un tono ligeramente dorado.

“Al usar modos de cocción a altas temperaturas (mayores a 150°C) como freír en el sartén o asar a la parrilla a fuego directo, existen algunos riesgos, por ejemplo, se producen ciertos compuestos químicos que, en exceso, pueden ser perjudiciales a la salud pues están relacionados con un aumento en el riesgo de padecer cáncer”, advierten.

Además de ser un potencial cancerígeno, estos alimentos al carbón pueden elevar la presión arterial, pues un estudio de la American Heart Association encontró una relación entre el consumo regular de carne a la parrilla y la hipertensión arterial.

 

“Se descubrió que quienes consumieron carne asada a la parrilla a altas temperaturas, más de 15 veces al mes, tenían 17% más riesgo de padecer presión arterial alta que aquellas que lo hicieron menos veces al mes”, detallan.

¿Cómo reducir al mínimo el riesgo de acrilamida?

Es importante moderar el consumo de alimentos tostados o al carbón, pero también se recomienda tener precauciones generales al preparar los alimentos, como:

  1. Cocinar por más tiempo, pero a fuego lento: Es ideal cocinar las carnes por más tiempo, pero a una menor temperatura, ya que así se reduce la cantidad de toxinas en el proceso.
  2. Marinar las carnes: Ciertas mezclas para marinar la carne como los adobos, pueden reducir la cantidad de toxinas producidas en el asado, además de que otorga un mejor sabor a los alimentos.
  3. Quitar el exceso de grasa: La carne como el pollo tiene un exceso de grasa en la piel, así que es mejor quitarla antes de cocinarla, pues la grasa es uno de los principales factores que producen toxinas como la acrilamida al exponerse al fuego directo.
  4. No comer las partes carbonizadas: Si la carne o el pan quedaron muy tostados o cocidos y tienen pedazos carbonizados debes eliminarlos, pues estas partes pueden contener una mayor cantidad de toxinas.
  5. Evitar cocinar la carne en exceso: Esto implica exponerla más tiempo a altas temperaturas, lo que puede desencadenar reacciones químicas que producen toxinas como la acrilamida.

Ya lo sabes, cocinar demasiado los alimentos al grado de quemarlos no es saludable y puede incrementar el riesgo de enfermedades graves, así que ten precauciones al preparar los alimentos y reduce el consumo de aquellos que son tostados o al carbón.

 

Con información de Revista del Consumidor y NIH.