Desde El Fuerte Sinaloa, noviembre 30, 2022

BREVE Y PRECISO. Culiacán, a la baja en desarrollo.

BREVE Y PRECISO.
DOMINGO FÉLIX TORRES.
Culiacán, a la baja en desarrollo.
Culiacán pasó de ser hace un siglo apenas una villa de 20 000 habitantes, a contar con un millón un siglo después.
Todo gracias a las grandes presas y distritos de riego. En otras palabras, sin las presas Culiacán sería quien sabe qué cosa.
Lo mismo sucedió con Guasave, Mochis, Navolato y puntos intermedios, todos tuvieron crecimientos espectaculares.
Mazatlán es punto y aparte.
Su calidad de puerto le permitió una comunicación, una economía más constante y una estabilidad en el tiempo, siendo hasta hace 100 años Mazatlán la ciudad más importante de Sinaloa.
Sólo la tecnificación de la agricultura de Culiacán y su zona de influencia logró que la capital desbancara a Mazatlán.
El puerto y su ubicación geográfica más hacia el sur y cercana con el centro del país lo conectó con zonas más desarrolladas : Guadalajara, León, CDMX y desde luego con otros países… A partir de los años 80’s del siglo pasado el crecimiento y desarrollo de Culiacán empezó a declinar.
Los gobiernos de los presidentes Echeverría y López Portillo fueron fatales para Culiacán. Causales como las invasiones y expropiaciones de tierras agrícolas, el quiebre de la agroindustria en el estado, el auge y ocaso del narcotráfico con la famosa ” Operación Cóndor” mermaron la imagen de la capital y “toparon” su desarrollo social, cultural y económico.
Recordemos los grandes esfuerzos del gobernador Labastida (1986-1992) por cultivar a Culiacán y a Sinaloa con su Festival Cultural.
Al día de hoy, Mazatlán ha retomado el auge del que gozó en el porfiriato (1876-1910), su presente y futuro es promisorio gracias ahora a la maxipista a Durango, que lo hace la playa del norte de México.
De igual manera, próximamente Mochis -que también tiene puerto-, va a estrenar planta de fertilizantes, gasoducto y una carretera que lo comunicará con Chihuahua y El Paso, Texas.
Mazatlán y Mochis van bien, muy bien.
Sin embargo, Culiacán se ha estancado.
Hoy y siempre ha requerido comunicarse con las capitales de Durango y Chihuahua con vías rápidas que faciliten el intercambio de la producción de los valles agrícolas y la costa del mar de Cortés con el norte de México y sur de Estados Unidos.
La cercanía de Culiacán con Parral hace estratégica una autopista para comunicar nos con Durango y Chihuahua, con el norte de México y con Estados Unidos.
La carretera Badiraguato-Parral será apenas un tímido esfuerzo en ese sentido.
Culiacán merece mejor destino.
¡Así sea!
¡Saludos, jóvenes!
  • Nueva Radio, El Fuerte, Sinaloa, México