Desde El Fuerte Sinaloa, febrero 27, 2024

El PRIANRD, una argamasa que no cuaja, no pega y no   solidifica.

BREVE Y PRECISO.

DOMINGO FÉLIX TORRES.

El PRIANRD, una argamasa que no cuaja, no pega y no   solidifica.

Mucho se ha hablado de la conveniencia de unir a tres partidos de sustancia tan disimbola cómo son PRI, PAN y PRD.

La alianza o coalición de estos tres partidos es casi un hecho, de acuerdo a lo que sabemos.

La idea de aliarse parte de un ejercicio matemático dónde la suma de votos de los tres partidos daría el triunfo a la coalición sobre morena y aliados, en las elecciones por venir.

Recientemente, la coalición tuvo resultados positivos en Durango y Aguascalientes, con sendos triunfos, arrasando en las elecciones a gobernador y a alcaldes.

Vale decir que cuando se trata de  personas o grupos de personas, no siempre la suma aritmética es exacta…hay sumas que dividen , pero también hay sumas que multiplican. En Sinaloa definitivamente hasta hoy, no se ve como la pretendida mezcla de partidos pueda resultar sólida; menos aún como ésta puede unir y solidificar a una sociedad dividida y “hecha bolas”, confundida y desesperada.

No se aprecia cómo esta mezcla partidista puede organizar y convertir el desorden y el caos en un edificio, en un proyecto político sólido y fuerte.

Pero sobre todo, no se ve claro como la alianza, la revoltura de partidos puede convertir el desaliento en fuerza, la confusión en certeza y el desánimo en esperanza de triunfo. Todo parece indicar que, hasta el momento los intereses particulares están influyendo al interior de los partidos metiendo todo el que puede su cuchara en el contenido de un proyecto político que debería ser muy serio.

Para que la mezcla o alianza sea consistente y resistente, las proporciones de cal, arena y agua (PAN, PRI, PRD) deben ser las correctas y el batido perfecto.

Manos entremetidas están echando a perder la calidad de esta argamasa política.

Definitivamente hasta hoy, acomedidos interesados han propiciado que la mezcla tenga consistencia aguada, pobre sustancia y poca capacidad como pegamento.

Hasta ahora vemos solo una mezcla chirri, que ni cuaja, ni pega. Hay que mejorarla mucho.

A ver si se puede todavía, porque el tiempo para hacer la obra corre y el edificio no empieza.

Saludos, jóvenes.