Desde El Fuerte Sinaloa, junio 18, 2024

ELUCUBRACIONES POLÍTICAS. La doble moral de Jesús Uriarte, Síndico de San Blas. –

ELUCUBRACIONES POLÍTICAS.

La doble moral de Jesús Uriarte, Síndico de San Blas. –

Para los que conocemos el historial de Jesús Uriarte Ramírez quien por una broma del destino es el síndico de San Blas, nos extraña de sobremanera que ahora quiera actuar como una persona correcta y honrada, conceptos muy distantes a su realidad.

Pequeño segmento de su historia:

Cuando era encargado de mantenimiento y construcción de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), tuvo enquistados en la nómina de esa institución educativa como trabajadores por varios años a sus hijos varones, “aun siendo estos menores de edad” cobrando estratosféricos sueldos, estos sin trabajar.

Hoy se asusta porque supuestamente en la sindicatura de San Blas donde es autoridad, hay aviadores y para él, eso es un delito, algo inaudito que no debe estar sucediendo.

Alega también, que hay empleados que no ganan el mismo sueldo cuando tienen el mismo nivel jerárquico dentro del ayuntamiento fortense, pero calla por el sueldo que tiene su secretaria y quién también es su sobrina de nombre Irene Isabel García Corral, quien gana el doble que cualquiera de las secretarias de las sindicaturas.

La secretaria en mención, que por cierto no se lleva regularmente en la oficina y que ha sacado a la luz pública vía redes sociales documentación e información oficial, gana mensualmente $10,192.64 contra $5,745.90 que ganan las secretarias de las sindicaturas de Chinobampo, Jahuara II, Charay, Tehueco, Mochicahui y Tetaroba.

Pareciera como que Jesús Uriarte no se acuerda de su pasado ni ve su presente, porque sí alguien es quien tiene mucho que observársele es a el mismo.

DICEN QUE DICEN.-

Una legión de féminas sanblaseñas son las que trae como escudo humano Jesús Uriarte, las alecciona para hacer ruido (mal informar) en las redes sociales y una que otra hasta la manda como tonta útil a querer poner en mal de manera pública al presidente Gildardo Leyva.

Con los atentos saludos

Roberto René Vega Vega.