Desde El Fuerte Sinaloa, septiembre 26, 2022

Hace 38 años, se iba el ídolo y nacía la leyenda: Rodolfo Guzmán Huerta. El Santo.-

Hace 38 años, se iba el ídolo y nacía la leyenda:

Rodolfo Guzmán Huerta. El Santo.-

RENÉ VEGA: Periodismo Disruptivo. San Blas, El Fuerte, Sinaloa. A 05 de febrero de 2022.-El Santo, El Diablo o El Ángel, fue su primer entrenador, Jesús Lomelí, quien no sólo le propuso vestirse de plateado para encarar a sus rivales sobre el ring, sino elegir uno de éstos tres nombres. La elección para Rodolfo fue sencilla. Así fue como, en 1942, El Santo empezó a figurar en los carteles de lucha libre. “Utilizar la máscara al principio era un verdadero martirio” llegó a afirmar Guzmán Huerta en una entrevista, “estaba fabricada con piel de cochino y me daba tanto calor que me asfixiaba”.

Desde sus inicios, El Santo fue marcadamente Rudo. Humillado por un principiante, El Lobo Negro, su primer rival en esa histórica pelea en la Arena México, sufrió por parte de El Santo de una “rudeza desmedida” cosa que descalificó al debutante.

Una pantalla digna de su color

El género de luchadores, que concordó con el auge del Cine Mexicano, se dio en 1952, y aunque El Santo no fuera el primer luchador en protagonizar una película (lo fue El Médico Asesino, en una cinta que, en una inexplicable coincidencia, se llamó El Enmascarado de Plata), fue éste el que logró colocar a esta subcategoría en el gusto popular. A la postre, El Santo participaría en más de sesenta películas.

Como dato curioso, cuando se estaba expandiendo el mercado del cine nacional, se grababan dos versiones de una misma película: una para el público mexicano; y otra para el europeo. ¿Cuál era la diferencia? La versión europea de, por ejemplo, El Vampiro y el sexo (1968), mientras nuestras hechiceras estaban cubiertas con una estorbosa túnica negra, las de la versión europea se paseaban topless frente a la cámara.

Ícono nacional

Con 40 años de carrera, El Santo se retiró de las luchas sin haber sido nunca desenmascarado. Dos años después, en 1984, Rodolfo Guzmán Huerta, tras una actuación en el Teatro Blanquita, falleció de un infarto al miocardio.

Carlos Monsiváis definió a El Santo como “el rito de la pobreza, de los consuelos peleoneros dentro del gran desconsuelo-que-es-Ia-vida”. En un país carente de ídolos reales, se buscaban héroes en las dos pantallas (la chica y la grande), detrás del radio, y arriba de los cuadriláteros. Uno de los que más ha perdurado en la cultura nacional ha sido El Santo, y este mes, a 102 años del nacimiento del hombre que lo encarnó, lo celebramos a dos de tres caídas, sin límite de tiempo.

  • Nueva Radio, El Fuerte, Sinaloa, México