Desde El Fuerte Sinaloa, junio 23, 2024

HISTORIAS DE LA VIDA REAL: Un día más de vida…

HISTORIAS DE LA VIDA REAL:

Un día más de vida…

Al despertar, simplemente “agradezco por tener un día más de vida” … es el primer pensamiento de Lucy, quien una mañana al estar realizando su rutina de pesas en el gimnasio, sintió un malestar, como “taquicardia” lo cual, pensó, “esto no es normal” en ella, pero, no le tomó mucha importancia, a los dos días volvió a sentirse mal, su cuerpo quería expresarse ¡decirle que algo no estaba bien! Por lo que, al día siguiente Lucy decidió acudir al médico, para recibir un diagnóstico que cambió su vida por completo.

Lucy, se dice ser una mujer entusiasta, pendiente de su familia, de sus hijos y nietos, quien cuida de su salud, hace ejercicio y se alimenta bien, y se cuestiona “¿por qué yo? ¿por qué a mí?”, ella ha sido diagnosticada con una enfermedad que para algunos puede ser sinónimo de muerte, pero, que, para ella, significó una segunda oportunidad, un motivo para luchar y lograr vencer los obstáculos, simplemente de vivir.

“Usted padece cáncer cérvico uterino y está muy avanzado”, esas fueron las palabras que escuchó Lucy de su médico, en ese momento ella no podía dejar de pensar “¿y si hubiera venido a revisiones más seguido? A lo mejor esto no hubiera avanzado tanto”, pero, el diagnóstico ya estaba ahí, no quedaba más, con esas palabras comenzó la verdadera lucha contra el cáncer, que desde un principio ella dijo que no se daría por vencida.

Tras una lucha de meses, cansancio y de momentos espontáneos en que Lucy se quería rendir y tirar la toalla, decidió no hacerlo, pero, recordó que tiene una deuda de amor pendiente por cumplir… pero no son sus hijos y mucho menos su nieto; Lucy recuerda que sus padres son dos adultos mayores a los que les debe la vida, con quienes tiene una deuda: velar por ellos como ellos lo hicieron por ella.

Entonces, Lucy se levanta de la cama y se va a que se le aplique la quimioterapia y radiaciones y ¡por fin! llegó el día de ir a su cita de seguimiento con el médico. Llena de intriga y miedo, asiste al consultorio, los minutos se vuelven eternos, ve pasar gente, nadie le da noticias, escucha, pero no razona lo que se dice a su alrededor… su mente está fija en una sola idea: frente a ella está el médico quien le da una de las mejores noticias ¡está libre de cáncer! ese mal ya no está en su cuerpo, ella se encuentra entusiasta ¡por fin buenas noticias!, pudo volver a hacer ejercicio, a tener su rutina de vida normal, aunque… lamentablemente el gusto fue pasajero, Lucy vuelve a padecer esta enfermedad, y actualmente sigue luchando para vencerla.

Lucy es atendida en el Instituto Sinaloense de Cancerología; a pesar de las adversidades, se encuentra fuerte y luchando día a día, la enfermedad cambió por completo su manera de ver la vida, ahora vive al máximo cada instante pues está segura que tiene una misión en este mundo y es el motivar a mujeres que padecen esta enfermedad, contagiarles su alegría como una manera para que el cáncer no acabe con ellas emocionalmente.

Lucy se dice una guerrera, las adversidades han sido su acompañante en la vida, a los 18 años empezó a forjar su camino y hoy a sus 50 años ha logrado forjar a sus hijos, tiene una carrera en la que ha destacado, por lo que está segura que de la lucha contra el cáncer saldrá triunfante para seguir cuidando a sus padres, que son quienes más la necesitan hoy en día.