Desde El Fuerte Sinaloa, septiembre 26, 2022

Milton Hershey, el filántropo que construyó un imperio de chocolate:

Milton Hershey, el filántropo que construyó un imperio de chocolate:
Poco después de que Milton Hershey estableciera Hershey Chocolate Company en 1894, comenzó a retribuir compartiendo las ganancias con sus empleados y fundó una escuela para huérfanos que aún existe.-
RENÉ VEGA: Periodismo Disruptivo. San Blas, El Fuerte, Sinaloa. A 27 de abril de 2022.-Milton Snavely Hershey fue literalmente el industrial más dulce de la historia. Nacido rodeado de granjas lecheras en el centro de Pensilvania (EE.UU.), amasó una fortuna al descubrir una forma de producir chocolates en un momento en que esos confites eran un artículo de lujo hecho de forma secreta por los alemanes y los suizos.
Durante su juventud, como aprendiz de repostería, Hershey no tardó mucho en darse cuenta de que deseaba ser su propio jefe. A finales del siglo XIX fundó dos empresas de golosinas que no tuvieron éxito, por lo que no titubeó en cerrarlas. Su tercer intento catapultó una próspera empresa de caramelos que vendió al poco tiempo, para finalmente centrarse en los chocolates.
El modesto Milton Hershey se volvería astuto y calculador en su negocio. La ciudad de Hershey, Pensilvania, sigue siendo prueba de esos esfuerzos. La fábrica original de Hershey, ubicada en calles como las avenidas Chocolate y Java, todavía produce miles de millones de golosinas de chocolate cada año.
Pero Hershey también fue un filántropo progresista que financió proyectos de transporte, centros médicos, escuelas y organizaciones benéficas. Como él y su esposa no podían tener hijos, se volcaron en diversas obras de caridad, entre ellas una escuela para niños huérfanos locales, que todavía funciona hoy como la Escuela Milton Hershey y atiende a familias de bajos ingresos en Pensilvania.
Nacido el 13 de septiembre de 1857 en Derry Township, Pensilvania, Milton Snavely Hershey creció en el seno de una familia perteneciente a la comunidad menonita. Sus padres, granjeros de ascendencia suiza y alemana, le inculcaron una disciplina que mantendría hasta la edad adulta. Su única hermana nació en 1862 pero murió trágicamente cuatro años después.
Debido a los constantes desplazamientos de su padre en busca de trabajo, Hershey recibió poca o ninguna educación después del cuarto grado. Tenía solo 14 años cuando fue aprendiz de impresor en un periódico alemán-inglés, pero no encontró placer en ese trabajo y pronto lo abandonó. Mientras que su padre se enfureció por dejar las prensas de edición, su madre le sugirió que probara suerte como pastelero.
Hershey se dedicó entonces a aprender la elaboración de dulces y helados en Lancaster, Pensilvania, durante cuatro años antes de aventurarse a iniciar su propio negocio. Y en 1876, se mudó a Filadelfia, justo a tiempo para la primera Exposición Universal de Estados Unidos. La expectativa de Hershey era que la afluencia de turistas llevara a su tienda a tener éxito.
Después de cuatro años de aprender el oficio, Milton se mudó a Filadelfia para comenzar su primer negocio de dulces.
Si bien el joven Hershey contó en ese momento con la ayuda financiera de su madre y su tía, el primer negocio de Milton Hershey fue un fracaso rotundo. Se declaró en quiebra en 1882, pero eso solo sería un motivo para seguir adelante. Aconsejado por su padre para mudarse a Denver, Colorado, Hershey llegó para encontrar la ciudad en medio de una depresión económica. En lugar de iniciar un nuevo negocio, encontró trabajo.
Fue allí donde Hershey aprendió el valor industrial de fabricar caramelo con leche fresca. Partió una vez más en 1883 para iniciar su segunda confitería en la ciudad de Nueva York. Aunque al comienzo tuvo éxito, el negocio se vio afectado por problemas de flujo de efectivo y la policía incautó su equipo para hacer dulces después de que no cumplió con el pago de una deuda.
En 1886, Milton Hershey estaba nuevamente al borde de la quiebra. Y usó lo último de su dinero para tomar el tren de regreso a Lancaster, donde quienes lo conocían lo tachaban de fracasado.
Cómo Milton Hershey aprendió a hacer chocolate
En Lancaster, una racha de buena suerte por fin cayó sobre Milton Hershey, a sus 29 años. Con el apoyo de un viejo compañero de trabajo, su tía y su madre, finalmente creó un nuevo tipo de caramelo al que llamó «Crystal A».
Este caramelo se elaboró con una mezcla de leche fresca y Hershey comenzó a venderlo a cualquiera que lo escuchara, con la promesa de que se «derretiría en la boca». Pronto, a un importador de dulces británico le gustó tanto del producto que solicitó un pedido al por mayor.
Hershey obtuvo un préstamo del Lancaster National Bank y compró todas las materias primas que necesitaba para fundar Lancaster Caramel Company. Inaugurada en 1886, la compañía vendía caramelos elaborados con leche fresca a clientes que compraban a granel. Fue tal el éxito que Hershey empleó a 1300 trabajadores en dos fábricas en la década de 1890.
Con dinero en efectivo en sus bolsillos por primera vez en su vida, Milton Hershey se dio el gusto de hacer algunos viajes, visitando México, Europa, el Reino Unido y Egipto. Apostó en Montecarlo y besó la Piedra de Blarney en Irlanda. Y en 1898, se casó con Catherine Sweeney, una neoyorquina estadounidense de origen irlandés que moldearía profundamente su futura filantropía.
Pero también hizo un viaje auspicioso a la Exposición Mundial Colombina de Chicago en 1892, donde vio y compró maquinaria alemana para fabricar chocolate. Hasta ese momento, Hershey solo había usado chocolate como recubrimiento decorativo en sus caramelos. Pero ahora, estaba considerando una transición seria.
Y en 1900, Milton Hershey vendió Lancaster Caramel Company por $ 1 millón, perdiendo los derechos de «Crystal A» y todas sus fábricas de caramelo. Pero astutamente retuvo los derechos de sus recetas de chocolate.
Con el dinero de la venta, fundó entonces Hershey Chocolate Company y compró un terreno en Derry Township, donde sabía que había una gran oferta de granjas lecheras. Comenzó la construcción de su nueva fábrica en 1903. Dos años después de la finalización de la fábrica en 1905, Hershey’s Kisses llegó al mercado.
El legado viviente de un filántropo bondadoso
Con dinero de sobra, Milton Hershey y su esposa comenzaron a reflexionar sobre cómo gastarlo, ya que no podían tener hijos que pudieran heredar su riqueza. Entonces, en 1909, abrieron la Escuela Industrial Hershey para niños huérfanos, que todavía funciona hoy como la Escuela mixta Milton Hershey.
En 1912, Hershey se salvó de hundirse a bordo del Titanic tras decidir no embarcar en el último momento debido a una enfermedad de su esposa. Catherine murió de neumonía tres años más tarde. Milton Hershey ahogó su pena trabajando e inició la producción del primer chocolate comercializado a nivel nacional en Estados Unidos y más de 100 variedades diferentes de chocolates.
Con el negocio en auge, comenzó a considerar la posibilidad de convertir sus tierras de cultivo en una ciudad. Decidido a albergar a los trabajadores y al personal, emprendió el proyecto de la ciudad de Hershey, Pensilvania, cuyo diseño estuvo a cargo del ingeniero Henry N. Herr.
Herr convirtió la tierra del municipio de Derry en una próspera ciudad empresarial con un banco, un hotel, una escuela pública, iglesias, parques, campos de golf y un zoológico. Herr incluso implementó un sistema de tranvías que conducía a Hershey desde los pueblos cercanos. Hoy, Hershey tiene una población de 14.000 habitantes.
Transcurridos tres años como viudo, Milton Hershey donó al fondo fiduciario de la escuela toda su fortuna, su propiedad de Hershey Chocolate Company, entonces valorada en $ 60 millones. Lanzó proyectos de construcción en su ciudad durante la Gran Depresión para mantener a flote a sus residentes, y nunca dejó de dar.
Apoyó los esfuerzos de guerra de Estados Unidos contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial al suministrar a las fuerzas armadas barras de chocolate que formuló especialmente para que no se derritieran en la mano. Hershey era demasiado mayor para pelear, pero sabía que el poder financiero podía ejercerse para siempre.
Cuando Milton Hershey murió el 13 de octubre de 1945 a los 88 años, millones de barras de chocolate ya habían llevado su apellido por todo el mundo para convertirlo en una leyenda.
Un gran emprendedor y filántropo, que midió el éxito, no en dólares, sino en términos de un buen producto para entregar al público, y más aún en la utilidad de esos dólares en beneficio de sus semejantes.
Con información de: https://grandesmedios.com/
  • Nueva Radio, El Fuerte, Sinaloa, México