Desde El Fuerte Sinaloa, enero 28, 2023

Café, ¿bueno o malo para la salud?

Café, ¿bueno o malo para la salud?

Aunque decenas de estudios aseguran que esta bebida es benéfica por contener antioxidantes, se trata de información que más bien debemos tomar con cautela.-

RENÉ VEGA: Periodismo Disruptivo. San Blas, El Fuerte, Sinaloa. MX. A 28 de julio de 2022.- El café es bueno para ti. O no. Tal vez lo es, pero luego no, y luego lo es de nuevo. Si bebes café mientras sigues las noticias o realizas otra actividad, quizá hayas notado este patrón.

Un estudio reciente mostró que el café, incluso endulzado, estaba asociado con ciertos beneficios para la salud. Aunque otros estudios han llegado a conclusiones más mixtas.

¿Pero qué está impulsando esas oscilaciones en el estado de salud? Como una buena taza de café, la respuesta es compleja, pero parece reducirse a la naturaleza humana y la práctica científica.

A nivel mundial consumimos unos dos mil millones de tazas de café cada día. Eso es mucho café, y muchos de los que beben quieren saber qué nos está haciendo ese café, además de despertarnos.

Te puede interesar: Museo del Café, icono de Córdoba

Como especie solemos ser delirantemente optimistas. Queremos que el mundo sea mejor o más simple de lo que es. Entrecerramos los ojos en nuestra taza de la mañana y realmente queremos que el café nos brinde salud, no solo una disposición alegre.

¿Pero es eso probable? Al beber café estamos ingiriendo un brebaje complejo que incluye miles de sustancias químicas, incluida una que evolucionó para disuadir a los herbívoros de masticar la planta del café: la cafeína.

Nuestro impulso matutino proviene de una toxina vegetal. Los posibles beneficios para la salud del café generalmente se atribuyen a otras moléculas en la infusión, a menudo antioxidantes, aunque esos y otros antioxidantes también se encuentran en muchas plantas como el brócoli o los arándanos, y en concentraciones más altas.

Tomamos café por la cafeína, no por los antioxidantes. Lo mejor que podemos esperar de manera realista es que no nos haga daño. Con algo de suerte, el café no nos está matando tan rápido como otras cosas que le hacemos a nuestro cuerpo, llámense donas, palomitas de maíz para microondas o cualquier otra comida chatarra.

La naturaleza dinámica de la ciencia también impulsa nuestra historia de amor médico intermitente con el café. A los científicos les gusta estudiar el café casi tanto como a nosotros nos gusta beberlo; hay casi tres millones y medio de artículos científicos enfocados en el café. Incluso la cantidad de tazas que consumimos es sorprendentemente polémica, y muchos aspectos están sujetos a escrutinio, estudio y debate.

Los cambios vertiginosos en el estado de salud resaltan un desafío fundamental en la ciencia moderna. La investigación es un proceso continuo, y nuestra comprensión del mundo que nos rodea cambia a medida que exploramos y aprendemos.

Cuestionamos, examinamos y tomamos decisiones en base a la mejor información que tenemos. Esas decisiones pueden, y deben, cambiar a medida que obtenemos nueva información.

En 1981, un artículo de opinión de alto perfil del New York Times proclamó en voz alta que nuestra taza de la mañana nos estaba llevando a una tumba temprana. Los escritores se retorcieron las manos mientras renunciaban al café y enfrentaban la gris realidad de su mundo post-café. Sus convicciones apasionadas fueron impulsadas por un estudio entonces reciente en el que los investigadores vincularon claramente incluso el consumo moderado de café con un aumento sustancial de la muerte prematura.

Tres años después, el estudio fue refutado por algunos de los mismos científicos, y los editores, presumiblemente, estaban de vuelta en sus tazas de café, si es que alguna vez se habían alejado.

El estudio inicial estuvo bien hecho, incluyó a más de mil pacientes de casi una docena de hospitales y cinco científicos de renombre. Los resultados fueron claros y las conclusiones parecían justificadas. Pero un estudio de seguimiento no pudo replicar las conclusiones, ciertamente impactantes: Los autores no encontraron ningún vínculo entre beber café y la muerte prematura.

¿Qué salió mal? Una cosa puede haber sido la confianza de los investigadores en una medida común de significancia estadística. El valor se desarrolló como una forma de explorar datos, pero a menudo se trata como una varita mágica que identifica resultados significativos.

Pero simplemente no existe una forma infalible, objetiva o irrefutable de identificar o cuantificar la importancia de un resultado. Podemos llegar a conclusiones razonables en las que tenemos algún tipo de confianza, pero eso es lo mejor que se puede conseguir.

¿El café es bueno para ti? Sí, en el sentido de que te despertará, alegrará tu estado de ánimo.

¿Beber café te hará más saludable? Probablemente no.

Claro, los antioxidantes en nuestra taza de la mañana en realidad podrían estar ayudando a nuestros cuerpos, pero hay formas mucho mejores de aumentar la ingesta de antioxidantes.

Así que despiértate con una taza de café fuerte, pero mejor mantente saludable con una dieta balanceada.

* Profesor de Química y Bioquímica, Laurentian-University.

Con información de: www.elsoldemexico.com.mx